Opinión

Messi nunca tuvo mejores socios que ahora

Esta Selección tiene nombres mucho menos brillantes que las anteriores, pero con Paredes, De Paul, Lo Celso y Di María muestra más compensado el mediocampo que todas las otras. Leo lo disfruta y a todos los volantes potencia porque a los 34 años, con actitud de líder verdadero, juega más de armador y conductor que de delantero. 

Por Enrique Gastañaga

Lionel Messi y Rodrigo De Paul chocan sus manos en la celebración de un gol argentino. El del Atlético de Madrid es uno de los mejores socios del 10.

Lionel Messi y Rodrigo De Paul chocan sus manos en la celebración de un gol argentino. El del Atlético de Madrid es uno de los mejores socios del 10.

La elección de un pan y queso que nadie discutiría en ese juego nombre por nombre muchas veces choca con la fluidez del funcionamiento porque faltan ciertos rasgos individuales para que las piezas se terminen de complementar. Entonces, en ciertas ocasiones, con menor talento se logra una mejor producción. A lo largo de su historia en la Selección, integró Lionel Messi diversos equipos y compartió escenario con fenómenos que seguro todos escogeríamos primero que cualquiera de sus compañeros actuales a la hora de una imaginaria pisadita en cualquier potrero. Sin embargo, en el mediocampo, nunca tuvo el 10 mejores socios que ahora.

Esa sentencia hace un año hubiera sonado a locura. Seguro. Sin embargo, todo cambia en este juego fantástico. Hoy tan bien fluye la Scaloneta que en la zona central todo empieza a gestarse con intérpretes en un elevado nivel que encierran diversas características, con desplazamientos verticales y dinámicos pero a la vez con pausa, ideales para lo que el Messi de hoy necesita. A repasar:

# Leandro Paredes. Es un 5 que tal vez flaquea un poco en el equilibrio, pero tiene presencia, pase y remate desde afuera. En ciertos partidos se extralimita yendo al piso, pero así robó e inició la jugada del primer gol con Uruguay. Hace poco Fernando Redondo dijo: “Tiene todo para ser el 5 de la Selección”.

# Rodrigo De Paul. Se ha convertido en un todocampista, capaz de asistir en una final de Copa América y contra Uruguay. También pisa el área y llega al gol. Ofrece despliegue inmenso, con intensidad. Liberado, alcanzó una versión ideal. Messi ya aclaró que se siente muy cómodo jugando con él. Por algo en estas Eliminatorias ninguna dupla se dio más pases que entre ellos dos. Suman 203. Messi le dio 112 a De Paul y Rodrigo 91 a Leo.

# Giovani Lo Celso. Es el compinche para compartir la conducción, para asociarse en el toque, en el caracoleo. Es vertical, con pase profundo, con gambeta, con gol, eléctrico cuando se impone serlo. Crece partido a partido. Scaloni lo valora y lo señala como uno de los mejores delanteros del mundo. José Mourinho destacó hace un tiempo su criterio con la pelota, aunque dijo que le faltaba más intensidad en las transiciones, algo que hoy sí está exhibiendo en la Selección.

# Angel Di María. Ya se sabe. La explosión, la velocidad. También el gol. Con el paso del tiempo, surge algo menos tumultuoso a la hora de decidir y finalizar.

Sentados al lado de Scaloni, como alternativas de recambio, Guido Rodríguez (un 5 de más de contención), Exequiel Palacios, Nicolás González, Alejandro Papu Gómez, Angel Correa… Un abanico interesante de opciones.

Todos esos futbolistas con sus matices oxigenan a este Messi de 34 años que hoy es más armador y conductor que delantero. Con ellos alrededor y con todos disfrutando una mochila vacía de presiones, el capitán juega y hace jugar.

¿Quiénes lo acompañaron antes?
Ahora bien: en otras selecciones, Messi ha compartido equipos con mediocampistas fabulosos que la mayoría seguro elegiríamos por sobre quienes lo acompañan hoy. Dejando a un lado el Mundial 2006, porque Leo no fue titular siempre, Argentina le ofreció estos volantes:

# Copa América 2007: Basile se inclinó en la final con Brasil por Verón, Mascherano, Cambiasso y Riquelme. Arriba estaban Leo y Tevez. En el banco quedaron Gago, Lucho González, Aimar, Palacio, Crespo y Diego Milito..

# Mundial 2010: Maradona casi que ignoró la mitad de la cancha y le jugó a Alemania con Maxi Rodríguez, Mascherano y Di Maria. En ataque, Messi, Higuaín y Tevez. ¿Volantes en el banco? Bolatti, Pastore y un ya veterano Verón.  

# Copa América 2011: Checho Batista arrancó con un triple 5: Mascherano, Banega y Cambiasso, pero con Uruguay apostó a Masche con Gago y Di María. Ese día el tridente ofensivo con Messi lo conformaron Higuaín y Agüero. También en aquel plantel estaban Biglia y Pastore. Otros delanteros: Tevez y  Lavezzi.

# Mundial 2014: Sabella en la final con Alemania eligió en el medio a Mascherano, Biglia y Enzo Pérez, con Lavezzi por la banda derecha ante la lesión de Di María. Arriba, Leo con Higuaín. Afuera: Gago, Maxi Rodríguez, Augusto Fernández, Ricky Alvarez, Agüero y Palacio.

# Copa América 2015 y 2016: Martino creía en la posesión. Entonces, en Chile, Mascherano, Biglia y Pastore arrancaron la final, más Leo, Kun y Di María en ataque. Afuera estaban Gago, Banega, Pereyra, Lamela, Higuaín, Tevez y Lavezzi. Para el choque decisivo en Estados Unidos, el Tata sólo cambió en el medio a Banega por Pastore y arriba a Higuaín por Agüero.

# Rusia 2018: Sampaoli terminó desbordado, con un mediocampo demasiado experimentado y lento ante la dinámica Francia. Jugaron ese día Mascherano, Enzo Pérez y Banega. Arriba, Pavón, Messi de falso 9 y Di María. Afuera estaban Biglia, Meza, Salvio, Lo Celso, Dybala, Higuain y Agüero.

De las tentaciones a las conclusiones
La selección de hoy, con los rasgos y los niveles actuales de sus mediocampistas, parece más compensada en características que las selecciones anteriores, aunque aquellas iluminaban mucho más en nombres, porque a veces aparecían desbordadas por mediocampistas rutilantes y porque en otras ocasiones esa zona central se debilitaba para sumar delanteros brillantes. Entonces había abundancia en un lugar o en otro.

Ahora, con menos riqueza, Lionel Scaloni ha tenido la inmensa virtud de armar un mix más que interesante, favorecido por otras razones de fondo. Por ejemplo, en este tiempo, el 10  juega más de 10, más de armador y conductor que de delantero. Además, hoy no carga con ninguna mochila, porque en Brasil se la sacó. Eso a los mediocampistas actuales vaya si los favorece. A lo mejor los anteriores con este Leo hubieran rendido muchísimo más. Al cabo, todo a la vez forma parte del contexto y del fondo. Por una cosa o por otra, o por todas, Messi nunca tuvo mejores socios que ahora.

Comentarios