Opinión

Julián Álvarez merece más Selección

El “9” de River goza una actualidad brutal y viene de un Superclásico consagratorio. Es el momento ideal para que Scaloni le otorgue más protagonismo en estas fechas de Eliminatorias. Si sostiene el nivel agitaría la competencia en un puesto donde nadie desafía a fondo a Lautaro Martínez.

Por Enrique Gastañaga

Julián Alvarez ya sabe lo que es ser campeón con la Selección Mayor, pero todavía le falta jugar más. Es el momento. La rompe en River...

Julián Alvarez ya sabe lo que es ser campeón con la Selección Mayor, pero todavía le falta jugar más. Es el momento. La rompe en River...

Cuesta detectar flaquezas en el mapa trazado por Lionel Scaloni. Los once casi salen de memoria y el recambio es bueno en la mayoría de las posiciones. Tratando de perfeccionar el escenario, el puesto del “9” es uno de los pocos que no termina de redondearse. Lautaro Martínez hoy no se discute, por supuesto. Sin embargo, falta otro centrodelantero convincente. No hay una feroz pulseada como la que sostuvieron en su momento Gabriel Batistuta con Hernán Crespo y, más tarde, Gonzalo Higuaín con Sergio Agüero y en menor medida Carlos Tevez. Eso sí, hay una ilusión que nace. A un año y un mes y medio del Mundial, con su impactante actualidad y sus dulces cualidades, Julián Álvarez merece más Selección ya. Es el momento para hacerlo volar también con la celeste y blanca. ¿Por qué no puede ser el otro "9" de la Scaloneta?  

La triple fecha de Eliminatorias que empezará hoy contra Paraguay se presenta como una oportunidad más que interesante para regalarle acción al “9” de River. Eso no significa que deba ser titular, por supuesto. Seguro que en Asunción y el domingo en el clásico con Uruguay el lugar de arranque le corresponde ocuparlo a Lautaro. 

Ahora bien: de acuerdo a ese par de resultados y a cómo quede diseñada la tabla de posiciones, ¿por qué no Julián Álvarez de entrada contra Perú, en el Monumental, en su casa? Si la Selección requiere soluciones en ataque durante estos tres partidos, ¿por qué no Julián Álvarez como opción 1 ante el equipo de Los Romero, el de Luis Suárez o el de Ricardo Gareca? 

No se trata de descartar a Joaquín Correa y a Lucas Alario, delanteros con otros rasgos. Al contrario. El ex Estudiantes y flamante compañero de Lautaro en el Inter justifica su citación por lo que hace en su equipo y por las chances que aprovechó en la Selección. Mientras que Lucas Alario es vital porque aporta otras variantes, como la altura y el cabezazo. Afuera, pero en la mira del entrenador, esta vez se quedaron Mauro Icardi (por decisión técnica) y Sergio Agüero (por lesión).

Así como en su momento Scaloni se inclinó por Lautaro antes que por Agüero, ahora debería entregarle un espacio mayor a Julián Alvarez. La cuestión es ganar tiempo para observar cómo este “9” diferente puede desarrollarse con la celeste y blanca. Sería una pena llegar al Mundial sin saberlo con certeza.

Hasta ahora en la Mayor, el cordobés de Calchín ostenta 64 minutos, 28 contra Chile por Eliminatorias y 34 ante Bolivia por Copa América. Sin embargo, el goleador de River pide más. A los 21 años, ya acumuló suficiente experiencia en instantes calientes: dos finales de Copa Libertadores, una final de Copa América, un gol a Boca en la Bombonera y los dos consagratorios en el Superclásico del Monumental… 

Todo Julián Álvarez lo complementa con un abanico de virtudes tan amplio como exquisito. No tiene inconvenientes para perfilarse con la derecha o la izquierda y resolver con idéntica soltura. Puede ser “9” único y también acompañante del centrodelantero. Le sobran sentido colectivo y solidaridad para presionar a los rivales en la salida y para correrlos hacia atrás. Por algo el Milan y el Bayer Leverkusen lo observan con atención total.

Julián Álvarez es más que completo. Y encima se encuentra en estado de gracia. Que Scaloni lo haga volar ahora. Si le responde como a Gallardo en River, no tendría Lautaro ningún espacio para relajarse. Además, debería preocuparse Agüero por jugar y recuperar su mejor versión cuanto antes. Así se agitaría el puesto del “9” celeste y blanco, un sitio donde cualquier selección con pretensiones gigantes requiere competencia de verdad. Entonces, para Julián Álvarez, minutos de Selección ya.    

Comentarios