Liga Profesional

El 1x1 de Boca: la roja de Rojo no vale como excusa ni para Battaglia

La expulsión del defensor condicionó todo, pero el xeneize no exhibió ninguna respuesta individual. El técnico desperdició su primer Superclásico como DT: no tuvo reacción y renunció a todo muy temprano.

Por Enrique Gastañaga

Sebastián Battaglia enfrentó su primer Superclásico como entrenador y quedó en la mira por la salida de Cardona y la falta de reacción de Boca tras la expulsión de Rojo.

Sebastián Battaglia enfrentó su primer Superclásico como entrenador y quedó en la mira por la salida de Cardona y la falta de reacción de Boca tras la expulsión de Rojo.

Agustín Rossi (3). No reaccionó bien ante el tiro desde afuera de Julián Alvarez en el primero y con una salida imperfecta con los pies desató el segundo. Dos errores claves lo dejaron expuesto, aunque más tarde dibujó alguna buena tapada. 

Luis Advíncula (4). Sufrió las proyecciones de Angileri. Cruzó muy poco la mitad de la cancha.

Carlos Izquierdoz (4). Cuando Boca se quedó con uno menos, padeció a Julián Alvarez, quien definió a su espalda en el segundo de River y en alguna otra situación lo dejó en el camino con facilidad. 

Marcos Rojo (3). Más que nunca Boca lo necesitaba como referencia desde atrás para dar el golpe en el Monumental, pero se hizo echar rápido. Demasiado tarde, a destiempo, en las dos faltas que lo condenaron. Es real que la segunda amarilla es discutible, tan cierto como que un futbolista de jerarquía internacional no puede exponerse a esa situación sin necesidad y habiendo sido amonestado dos minutos antes. Tal vez se confió porque siempre tiene licencia para un par de infracciones.

Frank Fabra (4). Sin peso de ningún tipo, ni siquiera con rebeldía para intentar proyecciones, donde más fuerte se hace con su juego. Por su banda, llegó el segundo.

Diego González (3). Intrascendente en el mediocampo, sin presencia. Por algo lo sacaron en el entretiempo.

Jorman Campuzano (5). Al menos intentó exhibirse con rebeldía, con algo de intensidad, pero siempre en inferioridad, demasiado solo, ante el volumen de juego del mediocampo de River.

Agustín Almendra (4). No apareció con ninguna de las buenas señales que había entregado en partidos anteriores ni antes ni después de la expulsión de Rojo. Muy lento ante un River muy dinámico. Lo reemplazaron en el descanso. 

Edwin Cardona (4). Battaglia lo excluyó ante la expulsión de Rojo, para rearmar la defensa. En los únicos 20 minutos que estuvo en campo, no influyó en ningún momento. 

Cristian Pavón (4). No logró pesar con su velocidad cuando estaban 11 contra 11 y menos cuando Boca se quedó con un jugador menos.  

Nicolás Orsini (4). En igualdad numérica, le bloquearon un remate. Luego, corrió en soledad contra los defensores de River que lo anularon con facilidad.

Carlos Zambrano (4). Ingresó por Cardona tras la expulsión de Rojo. Le costó ubicar a Julián Alvarez y no transmitió seguridad. El gol de cabeza en la última jugada sólo decoró el resultado.

Esteban Rolón (4). Jugó el segundo tiempo en lugar del Pulpo González, pero fue más de lo mismo.

Cristian Medina (4). Estuvo en cancha en todo el período final, por Almendra. No logró cambiar nada.

Aaron Molinas (5). Battaglia recién lo puso en los últimos 15 en lugar de Pavón. Trató de pedirla, de moverse, pero estaba demasiado solo y con Boca entregado en su postura.

Luis Vázquez (4). Reemplazó a Orsini en el cuarto de hora final y también fue devorado por Robert Rojas y Paulo Díaz.

Sebastián Battaglia (4). Un pasó atrás. Desperdició su primer Superclásico como DT. Si Boca no tuvo reacción nunca, también fue porque su entrenador desde el banco no lo ayudó. Battaglia pareció entregarse con la expulsión de Rojo. Sacar a Cardona fue toda una declaración de lo que pretendía de ahí en más. Podía elegir otra alternativa que no represente un renunciamiento tan potente faltando tanto tiempo, sabiendo además que cuenta con la ventaja de hacer cinco cambios. Deberá revisar hasta dónde le conviene jugar con tantos futbolistas grandes. Tal vez sea el momento de darles espacio de verdad a algunos pibes.

Comentarios