Internacional

"Para mí Boca es muy grande y voy a dirigirlo si Dios quiere, pero nunca me llamaron", manifestó el entrenador de Santos, Cuca

El director técnico que eliminó al Xeneize de la Copa Libertadores de América le tiró flores a su rival y se ilusionó con sentarse alguna vez en el banco de la Bombonera

Cuca, entrenador de Santos(Fotobaires)

Cuca, entrenador de Santos | Fotobaires

Santos está en la final de la Copa Libertadores de América. En semifinales, eliminó nada más y nada menos que a Boca Juniors. Tras el empate sin goles disputado en la Bombonera el 6 de enero, una semana después, el Peixe goleó 3-0 al Xeneize en Villa Belmiro. Cuca, entrenador del conjunto brasilero, analizó la serie contra el elenco conducido por Miguel Ángel Russo.

"Nosotros teníamos el control emocional del juego, más allá de si Boca tuvo o no actitud. Si seguíamos 0 a 0, era muy peligroso para el Santos. Si el Xeneize hacia un gol cuando íbamos 1 a 0, se transformaba en otro partido. No se puede decir que la visita no jugó a nada ni tuvo ganas, fue un rival muy difícil para nosotros", indicó en una entrevista con Infobae.

Además, explicó por qué no fueron al vestuario en el entretiempo del encuentro de ida. "Tenía un baño cerca, detrás del banco de suplentes visitante, para que vayan mis jugadores. Entonces tenía un lugar ideal para continuar con la charla. La próxima vez que vaya a la Bombonera prometo que voy al vestuario en el entretiempo. Fue una motivación para el grupo. Participó de nuestra conquista motivando a los jugadores", dijo el DT.

Por otra parte, sorprendió: "Boca es gigante, nunca dejará de serlo porque perdió el partido, es apenas una derrota. Para mí Boca es muy grande y voy a dirigirlo si Dios quiere, me gustaría hacerlo, pero nunca me llamaron".

A su vez, Cuca contó por qué se abrazó con Wanchope Ábila. "Con él tengo mucha afinidad porque jugó en Cruzeiro, nuestro adversario. Con Ábila hablamos de cosas naturales. Le pregunté ´¿cómo estás?´ y le deseé lo mejor para el partido. Wanchope estaba enojado con un chaval que le había faltado el respeto. Le consulté ´¿cuál es el jugador que llamó tu atención?´ y me respondió ´Marcos Leonardo, porque me insultó´. Le fui hablar a mi jugador y le pidió disculpas al delantero xeneize por lo que le había dicho", concluyó.

Santos enfrentará a Palmeiras por la final de la Libertadores, el sábado 30 de enero desde las 17h en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro y con el arbitraje del argentino Patricio Loustau. El Peixe buscará su cuarta copa (1962, 1963 y 2011), mientras que el Verdao la segunda (solo la ganó en 1999).

Comentarios